splash
CNT-AIT Palencia
Federación local de Palencia

Ateneo Libertario “Eduardo de Guzmán”

Escrito por CNT-AIT Palencia el 17th Abril 2015

Desde CNT-AIT Palencia recordamos que ABRIMOS LOS VIERNES DE 18H A 20H habitalmente, EN VERANO Y EN FIESTAS NO TENEMOS APERTURAS FIJAS, nuestro local está en la calle Don Pelayo, 14 (local 6), en las Torretas del barrio del Ave María, en la ciudad de Palencia, C.P.: 34003, Provincia de Palencia (Regional Centro de CNT-AIT […]

 

Colectivo “Utopía Contagiosa” – Palencia se enorgullece de exportar muerte

Escrito por CNT-AIT Palencia el 7th Noviembre 2015

Enlace al artículo original hecho por el Colectivo “Utopía Contagiosa” http://www.utopiacontagiosa.org/2015/10/08/palencia-se-enorgullece-de-exportar-muerte/

Cervera

(Ermita rupestre y necrópolis a las afueras de Cervera de Pisuerga (Actual provincia de Palencia)  Imagen de Álvaro Remesal Royo, fuente original https://www.flickr.com/photos/aremesal/15651958991/in/album-72157645677014083/)

El 1 de Octubre de 2015 se ha “celebrado” el 75 aniversario de la fabrica de Armas de Palencia. Es decir, fue creada el 1 de Octubre de 1940, en el régimen franquista, poco después de que triunfase la sublevación militar de derechas y ganasen la guerra civil.

Fabricar armas y haber sido inaugurada en el régimen dictatorial parecen cosas que más bien mueven a avergonzarse.

Pero nuestra estupefacción aumenta cuando nos enteramos de que en un acto reciente se entregó la medalla de oro de la ciudad a la fábrica de armas.

Muy mal ha de andar la ética palentina y sobre todo, nos imaginamos, la economía palentina para que se hagan alharacas de producir armamento que matará personas.

Al acto acudieron el Ministro de Defensa, Pedro Morenés, autoridades locales, autoridades de Castilla León, otras autoridades civiles y militares, el director de la fábrica de armas y representantes de la firma armamentística noruega Nammo, que gestiona la fábrica de muerte desde 2013.

Resulta que en 2014 Pedro Morenés decidió elegir a la armamentística israelí IMI (Israel Military Industries Ltd) frente a la firma palentina para un contrato de suministro de 60 millones de cartuchos para el ejército español por contrato de 41 millones de €. Entonces el Ministerio de Defensa fue duramente criticado por:

su insolidaridad con los trabajadores palentinos
su solidaridad con una empresa armamentística de un país que respeta tan poco los derechos humanos como Israel.
Así, a mediados de marzo de 2015 transcurrió por las calles palentinas una manifestación de unas 500 personas solidarizándose con los 250 trabajadores que veían peligrar su trabajo en la fabricación de muerte (por cierto, poco apoyo nos parece que cada trabajador de la armamentística sólo llevase a otro amigo a la manifestación), además de la solidaridad que mostraron con más de 12.000 firmas que pedían garantizar la carga de trabajo.

Lo que reivindicaban los exportadores de muerte era:

que, por un lado, no se adjudique a la empresa estatal israelí el contrato de 60 millones de cartuchos 5,56, y por otro que los próximos pedidos salgan como concurso y no como subasta, para poder tener opciones de competir.

“Queremos que los dos contratos que quedan por adjudicar estén antes de final de año porque en las Elecciones puede pasar cualquier cosa”, ha señalado Collantes.

En este sentido ha recordado que el ministro de Defensa se ha comprometido a sacar esos pliegos antes del 20 de noviembre y a hacerlo por concurso y no por subasta, como ha sucedido en la última adjudicación, “para que se tengan en cuenta los méritos y no solo el coste económico”.

Es decir, los trabajadores piden, descaradamente, trato de favor: que los próximos pedidos salgan como concurso y no como subasta. Imaginamos que tampoco querrán publicidad, ni competencia. Demuestran que sólo les interesan sus habichuelas y al precio ético que sea.

Tampoco nos parece muy ética la posición de CCOO y de UGT:

pidieron hoy al Ministerio de Defensa que dé la posibilidad a la Fábrica de Armas de Palencia, propiedad del grupo noruego Nammo, de retracto para igualar la oferta que presentó la empresa israelí IMI al proceso de la adjudicación de un contrato marco para la fabricación de 60 millones de cartucho para que la carga de trabajo se quede en la planta palentina, cuya viabilidad corre peligro.

Indició, además, en que el ahorro de 600.000 euros para el Ministerio de Defensa que supondría la adjudicación a la compañía IMI “no es verdad” porque conllevaría en la fábrica de Palencia una bajada de las nóminas que tendrían su reflejo en descensos en las cotizaciones a la Seguridad Social, en Hacienda, no se pagaría el IVA de los materiales y en caso de que la empresa decidiera un ERE o un ERTE el Gobierno tendría que pagar prestaciones por desempleo.

Los representantes sindicales también pidieron a los parlamentarios que cumplan su compromiso de mediar ante el Ministerio de Defensa

En la celebración del 75 aniversario, la Junta de Castilla León también se comprometió con la fábrica de armas:

Martínez-Zulaica ha pedido también el apoyo del Gobierno Regional para poder ser más competitivos, a lo que la consejera de Agricultura y Ganadería, Milagros Marcos, presente en el acto, se ha comprometido, asegurando que “la Junta de Castilla y León seguirá apostando por la viabilidad de esta empresa”.

Nos sorprendió que en este ambiente de enfrentamiento Pedro Morenés, en los actos de celebración, hiciera un discurso conciliador y pelotillero en el que decía que los trabajadores aportaban con su presencia humana un valor añadido a las armas, lo que le hacía entender que la viabilidad de la fábrica de armas de Palencia está asegurada por las personas que trabajan en ella.

Pensábamos que no iba a colar, pero luego nos hemos enterado que Morenés había explicado hace meses que:

la empresa es “viable, precisamente porque fue este Ministerio el que aprobó y fomentó su viabilidad en 2012 y 2013. La fábrica de armas es viable porque mantiene una cartera de negocios del Ministerio, la mayoría conseguidos en contratos abiertos de casi 39 millones entre 2010-2014

Además, en enero de 2015 se sabía que Defensa había adjudicado dos contratos a Nammo Palencia por valor de 412.500 €.

Uno de ellos supone la entrega de 3.000 disparos del calibre 20×128 mm AEI-T. Este contrato ha sido adjudicado a la empresa palentina, filial de la nórdica Nammo, por medio de una licitación negociada sin publicidad, manteniendo el precio máximo propuesto por el Ministerio de Defensas y cifrado en 280.500 euros.
De igual forma se resolvió el otro contrato ya firmado entre el Ministerio dirigido por Pedro Morenés y la propietaria de la Fábrica de Armas de Palencia.
En concreto se trata de un suministro mayor en lo que se refiere a material, pero con un precio que supone la mitad que el anterior. En concreto el de suministro de 40.000 disparos de cartuchos del calibre 12,7 x 99 mm 33 eslabón M9, con un precio de 132.000 euros.

Además, Nammo se ha beneficiado por otras vías de sus “trabajadores rehenes palentinos” y ha conseguido:

contratos procedentes del exterior (…) Cuatro de ellos por un importante montante que alcanza los 6,5 millones de euros, aunque pueden haberse fabricado en otras factorías del grupo.

Esas cuatro adjudicaciones fueron para el suministro de cartuchos eslabonados 7,62 x 51 mm; disparos de 35 x 228 mm SAPHEI-T , otro de 12,70 x 99mm M8/M20 por valor de 2.540.000 euros y uno más por 2.541.000 euros para el suministro de cartuchos de 5,56 x 45mm ordinarios

En todo este berenjenal de tratos de favor y militarismo rancio nos ha sorprendido muy positivamente el comunicado de CNT-AIT Palencia que lamenta la pérdida de puestos de trabajo, pero

esta “desgracia” la debemos enfocar a una escala social, de solidaridad internacional y antimilitarista por lo que no debemos cegarnos en los números y dejar de denunciar el carácter antisocial de este tipo de actividad productiva armamentística.

Además nos recuerda el origen del problema:

La situación de la fábrica de munición de Palencia no cae del cielo. El proceso privatizador que dejó a tantos trabajadores en la calle o les condujo a peores condiciones laborales, también afectó a la fábrica de armas Santa Bárbara. Privatizada en 20013, sus fábricas de Oviedo, Trubia, La Coruña, Granada, Sevilla y Palencia fueron cedidas a General Dynamics a cambio de un canon de uso anual quien presentó un plan industrial para el periodo 2001-2006 que contemplaba el mantenimiento de la totalidad de la plantilla del Grupo y de sus condiciones laborales durante cinco años. En los acuerdos se consignaba que en 2006 se acababa el contrato como suministrador preferente de las Fuerzas Armadas españolas. De los polvos de esos acuerdos los lodos presentes.

CNT-AIT prosigue denunciando que

Defender los puestos de trabajo es prioritario para esos trabajadores pero no todo vale. Es cuando menos llamativo que el Comité de empresa argumente, con el objetivo de hacer cambiar de opinión al Gobierno para que el contrato recaiga de nuevo en Palencia, que la empresa israelí IMI, adjudicataria en 2015 del contrato de Defensa para la fabricación de munición en perjuicio de la planta palentina, haya vendido munición a dictaduras o que haya sido condenada por sobornos -como si eso debiera sorprendernos en los “oscuros” negocios de la industria armamentística-. Pero el Comité de empresa obvia que IMI es suministradora de la propia Israel, país que es en sí una dictadura ocupante que somete y masacra a la población palestina desde 1948.

Y obvia también el Comité de empresa en su interesada consideración ética que Nammo, el actual patrón de la fábrica palentina, es la fabricante, en otras factorías situadas en países de la OTAN, de, entre otros casos, de la munición y armamento utilizados por Israel contra el pueblo palestino, donde se ha demostrado el uso, en la invasión de Gaza de uno de sus productos, como es el cohete-granada propulsado M72 A9 ASM.

Las distintas filiales de Nammo son suministradoras habitual de armamento a Israel siendo uno de sus últimos contratos el de octubre de 2014 por el que destina 63 millones de dólares a la compra de nuevos lanzacohetes M72. Esta colaboración de Nammo con Israel es objeto de acciones de denuncia por parte de los movimientos solidarios con Palestina y la campaña internacional BDS (Boicot, Desinversiones y Sanciones)

CNT-AIT acaba:

CNT-AIT Palencia quiere dejar claro que no se deben mantener algunos sectores productivos antisociales como son todos aquellos relacionados con la industria militar. Ser trabajador no consiste en trabajar a cualquier precio sino que deberíamos ser conscientes de las repercusiones que nuestro trabajo origina. Si trabajamos en la creación de munición o en cualquier otro sector relacionado con la industria militar, nuestro trabajo originará guerra, muerte y destrucción, cuyo objetivo es siempre el defender los intereses de la clase dominante Estatal y capitalista, ya sea con la venta del propio material bélico o mediante el ataque de países argumentando cualquier excusa. Ante esto, la clase trabajadora no debemos dejarnos engañar: no merece la pena mantener este tipo de puestos de trabajo que a la larga nos perjudican a nosotros y en lo inmediato a nuestros compañeros y compañeras de clase de otros países.

Artículos similares

Deja un comentario

AntispamWordPress CAPTCHA


Visit Us On FacebookVisit Us On TwitterVisit Us On YoutubeVisit Us On Google PlusCheck Our Feed