splash
CNT-AIT Palencia
Federación local de Palencia

Ateneo Libertario “Eduardo de Guzmán”

Escrito por CNT Palencia el 17th Abril 2015

Desde CNT-AIT Palencia recordamos que ABRIMOS LOS VIERNES DE 18H A 20H habitalmente, EN VERANO Y EN FIESTAS NO TENEMOS APERTURAS FIJAS, nuestro local está en la calle Don Pelayo, 14 (local 6), en las Torretas del barrio del Ave María, en la ciudad de Palencia, C.P.: 34003, Provincia de Palencia (Regional Centro de CNT […]

 

No es lo mismo pescadilla que cochinillo…, sobre los despidos en Mercadona

Escrito por CNT Palencia el 25th Octubre 2015

http://reformalaboral.blogsiga.net/index.php/no-es-lo-mismo-pescadilla-que-cochinillo-sobre-los-despidos-en-mercadona/?utm_source=rss&utm_medium=rss&utm_campaign=no-es-lo-mismo-pescadilla-que-cochinillo-sobre-los-despidos-en-mercadona
Publicado el 22 octubre, 2015 por SIGA

Estos días la prensa se ha hecho eco de un auto del Tribunal Supremo que inadmite a trámite un recurso sobre un despido de la empresa Mercadona, con lo que se agota la última instancia de recurso contra la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña que considera el despido que la empresa decidió improcedente.

Al no haber más recurso, el despido queda definitivamente declarado como injustificado y la empresa obligada a indemnizar en la cantidad máxima prevista o readmitir a la trabajadora. En un auto porque no se entra en el fondo del asunto, simplemente se entiende que no hay nada que comparar entre las sentencias que se dibujan como contradictorias.

Carne

El detonante del despido que se pretendía someter a consideración del Tribunal Supremo es una pescadilla. La trabajadora, con 19 años de antigüedad en la empresa, sabiendo que el destino inmediato del pescado en cuestión era ser retirado de la venta y anotado a lo que se denomina “rotura” (nombre técnico del inventario de lo que se tira al cubo de la basura que se hace en las cadenas de supermercados), decidió regalárselo a una clienta, a la que encontraron saliendo del super con la pescadilla en la bolsa (y con una caballa que sí pagó).

Y la empresa entendió que tal acción merecía la calificación de falta laboral muy grave y la sanción con el despido. El convenio determina que el “robo, hurto o malversación… sea cual sea el importe… la apropiación indebida de productos destinados a la basura o promoción…” son faltas muy graves.

Los tribunales, tanto de Instancia como Superior, entendieron que, como mucho, sería una falta de desobediencia y que el despido era una medida desproporcionada.

Mercadona recurre al Tribunal Supremo porque entiende que esta sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña contradice el criterio de una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía de seis meses antes que la propia empresa había ganado.

En el caso andaluz, el origen está en 6 kilos de cochinillo y una bandeja de pollo. La trabajadora, con 18 años de antigüedad en la empresa, “cogió una bandeja de pollo con la fecha cumplida, la abrió y puso el contenido en el mostrador a la venta mezclándolos con otros productos. Además manifestó a la coordinadora que había vendido todo el cochinillo, sin embargo anotó como rotura seis kilos de cochinillo que no se encontraron en el bidón al realizar la comprobación del mismo al día siguiente hábil.

Cuando le preguntaron por el cochinillo, alegó que se lo había regalado a un cliente, que no se llegó a identificar. En este caso se entendió que era una falta muy grave que encajaba en la descripción del convenio y el despido era correcto.

Lo que el Tribunal Supremo entiende es que los dos casos no se parecen lo suficiente como para poder entrar a definir un criterio sobre transgresión de la buena fe contractual porque “son distintas las concretas imputaciones que sustentan dicha transgresión, los hechos acreditados y las circunstancias concurrentes y tenidas en cuenta por los respectivos Tribunales sentenciadores en orden a la valoración de las conductas.”

El recurso para la unificación de la doctrina, que pretende armonizar los criterios de los distintos tribunales “no puede operar a partir de (…) denomina juicios empíricos de valoración de la conducta humana, porque en estos juicios los elementos circunstanciales de ponderación adquieren la máxima significación en el orden decisorio y, por ello, se resisten a una tarea de unificación doctrinal, que sería, por definición, una labor destinada al fracaso, al intentar convertir en general y uniforme lo que, por su propia naturaleza, es particular y variable, pues en tales decisiones opera siempre un elemento de discrecionalidad que no es susceptible de unificación intentar convertir en general y uniforme lo que, por su propia naturaleza, es particular y variable, pues en tales decisiones opera siempre un elemento de discrecionalidad que no es susceptible de unificación.

Moraleja

Aunque sintamos una fuerte relación entre un caso que conocemos y lo relatado en una sentencia, la sentencia no es más que un resumen de lo que ocurrió en directo, de lo que el juez consideró relevante para tomar una decisión. Y puede que en nuestro caso se considere que son otras cuestiones las relevantes. Hagamos un juicio propio de proporcionalidad cuando se toma la decisión del despido, no consiste en reaccionar sobre la gota que colma el vaso, consiste en intentar corregir los que no nos gusta para no llegar a llenarlo.

Boicot

Artículos similares

Deja un comentario

AntispamWordPress CAPTCHA


Visit Us On FacebookVisit Us On TwitterVisit Us On YoutubeVisit Us On Google PlusCheck Our Feed