splash
CNT-AIT Palencia
Federación local de Palencia

Ateneo Libertario “Eduardo de Guzmán”

Escrito por CNT Palencia el 26th noviembre 2017

Tercer coloquio abierto “DECONSTRUYENDO IDEOLOGÍAS CREENCIAS Y CULTURAS” Especial Karl Marx y el Materialismo Histórico Viernes: 15 de diciembre de 2017 Hora: 18.00 Tras el coloquio se realizará un cenador aportado entre todas las personas asistentes Organiza: Ateneo Libertario Eduardo de Guzmán Guzmán de CNT Palencia Lugar: Local de CNT, calle Don Pelayo, 14 (Palencia) Relacionado

 

No te pares ante los recortes-VIVIENDA-

Escrito por CNT Palencia el 8th mayo 2012

Vivienda

El crack del sector inmobiliario

Miles y miles de viviendas a medio construir forman parte del paisaje de la crisis capitalista en el Estado español. Promociones inacabadas y cientos de miles de casas vacías, que aún hoy no pueden ser habitadas por nadie, son el producto de una quiebra económica que en gran medida tiene que ver con el pinchazo de la burbuja inmobiliaria. A nadie se le escapa el hecho de que durante la última década el precio de la vivienda se haya disparado de una manera exponencial. Una subida que, entre otros factores, tiene que ver con las facilidades concedidas por los bancos a la hora de conceder créditos, la recalificación de suelos y, sobre todo, la especulación. En ese sentido, y como en tantas otras ocasiones, el derecho a la vivienda que supuestamente garantiza el artículo 47 de la Constitución queda en papel mojado debido a que los poderes públicos, el Estado en suma, permite que se pueda hacer negocio con un bien de primera necesidad como es la vivienda. Así, durante demasiados años empresas constructoras y de servicios inmobiliarios han hecho el agosto debido a la complicidad e inoperatividad de los partidos políticos en el poder, que han puesto por encima de los intereses de los ciudadanos el interés de las mafias empresariales dedicadas al negocio del suelo y la vivienda.

Las consecuencias del crack del sector de la construcción, del que la economía española es todavía hoy excesivamente dependiente, no se hicieron esperar: aumento del paro, rápido hundimiento de las industrias auxiliares, merma de los ingresos de los ayuntamientos, etc. Pero, más allá de lo anterior, el panorama real que en relación a la vivienda vislumbran las familias trabajadoras del Estado español es francamente desolador. Por un lado, los niveles de endeudamiento de las familias han subido de manera inaudita durante los últimos años. Por otro lado, y junto a las altas tasas de paro juvenil, el desorbitado precio de la vivienda y su desproporción con respecto a los salarios, ha posibilitado que España tenga la segunda mayor tasa de Europa de menores de 35 años que todavía viven en el domicilio familiar. Por si fuera poco, el precio medio de los alquileres es de los mayores de Europa en relación al nivel de ingresos de los ciudadanos. Demostrativo de lo anterior es que mientras la subida media anual del precio del alquiler en Europa ronda el 1,5%, en España viene oscilando en torno al 4% en los últimos diez años. Para finalizar, tampoco podemos pasar por alto la terrible huella ecológica ocasionada por el boom de la construcción en las últimas décadas. Baste un ejemplo: la superficie urbanizada entre los años 1987 y 2006 se incrementó en 1 millón de hectáreas aproximadamente. Se entiende así que en 2010, y según el Observatorio de la Sostenibilidad en España, el proceso de urbanización incontrolado se haya considerado la mayor amenaza para la biodiversidad en el país.

Pero si al endeudamiento y los precios desorbitados les sumamos la inestabilidad laboral, la precariedad, y, sobre todo, el paro, el resultado se convierte en dramático. En 2011 el número de procedimientos de desahucios ascendió a la friolera cifra de 58.241 casos. Estamos viendo como cientos de familias están perdiendo sus casas porque son incapaces de pagar las hipotecas astronómicas que les tienen asfixiados. Día tras día comprobamos como cada vez son más los trabajadores y trabajadoras que ven como los bancos se quedan con sus casas, su esperanza y sus proyectos de vida, teniendo que sufrir la humillación de, una vez perdido todo, tener que seguir haciendo frente a la deuda contraída con el banco.

 

Luchas reales, alternativas necesarias

Sin duda alguna, y como decíamos antes, la virulencia de la crisis económica, que ha dejado sin empleo a millones de personas y ha contraído notablemente los niveles de ingresos de muchas familias obreras, ha tambaleado los resortes existenciales de miles y miles de trabajadores y trabajadoras en el Estado español. En ese sentido, el drama de los desahucios se ha extendido por nuestras ciudades y barrios, pasando a formar parte de las problemáticas cuya resolución se antoja más urgente para los movimientos sociales. Así, desde distintos frentes, pero sobre todo desde las asambleas continuadoras del movimiento 15M, se están desarrollando distintas estrategias que bajo el paraguas de la organización, el apoyo mutuo y la autodefensa legal, están consiguiendo lo que hace unos meses quizá se nos antojaría imposible: parar cientos de desahucios y deslegitimar a los bancos.

En línea con lo anterior, el trabajo político, desde la base, de la organización popular y los sectores combativos del movimiento obrero en el Estado español, están posibilitando, ya en primera instancia, la imposición en las agendas de los partidos políticos de la dación en pago, una medida de carácter parcial que, por lo menos, permitiría a cientos de familias saldar sus deudas con los bancos tras la entrega de sus viviendas.

Por otro lado, la paulatina articulación y consolidación de las asambleas y organizaciones populares que están tratando específicamente los problemas relacionados con el derecho a la vivienda, puede posibilitar, aun a medio tiempo y siempre con la integración de sus luchas en el campo de la confrontación anticapitalista, que otras alternativas a la situación actual se vayan imponiendo. En ese sentido, la estrategia de intervención política de las organizaciones populares y asambleas específicas debe tender a profundizar la línea actual: señalar a los culpables, deslegitimarlos y plantear alternativas.

Siguiendo con lo anterior, pueden ser varias las alternativas a poner en juego de cara a ofrecer una solución real al problema de la vivienda en el Estado español. Por un lado, la creación de un parque de vivienda pública en alquiler social. Por otro lado, el fomento de las alternativas cooperativas, más concretamente, el fomento de las cooperativas de cesión de uso. En otra línea, y sobre todo de cara a generar espacios colectivos de uso común, sigue siendo interesante plantear la ocupación, ya no solo en el marco de la gran ciudad, sino en ciudades pequeñas o ámbitos rurales amenazados por la despoblación.

Para finalizar, desde el movimiento libertario en su conjunto y desde la CNT en particular, tenemos que trabajar para echar abajo las bases ideológicas sobre las cuales se levanta el sistema que regula el acceso a la vivienda en la sociedad capitalista. En ese sentido, debemos evidenciar la contradicción existente entre el valor real de una vivienda ―el que tiene para que cualquier persona pueda tener una vida digna― y el valor que se le asigna en el mercado capitalista. Por otro lado, como trabajadores y trabajadoras, debemos organizarnos para, en primer lugar, levantar alternativas económicas y sociales que posibiliten generar un sistema alternativo al actual ―también en lo referente al campo que nos ocupa―, y, en segundo lugar, fortalecer las luchas populares tendentes a la reapropiación colectiva del derecho a la vivienda; luchas en las que, no lo olvidemos, la CNT también fue pionera, y cuya demostración más práctica fue la organización, por ejemplo, de los Sindicatos de Inquilinos.

Artículos similares
Archivado en Noticias

Deja un comentario

AntispamWordPress CAPTCHA